Primer paso hacia lo verde

Hola, todos escuchamos hoy día sobre cuidar nuestro medio ambiente, tratar de comer mejor, cuidar la naturaleza, nuestra salud, etc. Pero es poco lo que se sabe en algunas oportunidades, vemos el tema interesante, pero nuestro día a día, rutina y hábitos no nos permiten profundizar ó mejor aún llevarlo a nuestras vidas. Déjame contarte algo…

¿Cómo inicié este camino verde? Permíteme contarte. Desde niña defendí lo que me pareció una causa justa, por ejemplo, los derechos de los animales, lo que a su vez me llevó a convertirme en vegetariana a buscar opciones más saludables en mi alimentación (que no fue algo fácil, pero lo logré), además investigué sobre otros aspectos de la industria dentro de los cuales, animales salen perjudicados y fué así como comencé también con la búsqueda de artículos en mi closet, en mis cosméticos ó artículos de casa que no fueran en contra de mi principio de no dañar animales y me llevé muchas sorpresas al revisar todo lo oscuro que hay detrás en los procesos de manufactura de todos estos productos. La lectura me apasiona y eso ha permitido que me pueda sumergir horas y horas navegando, leyendo, investigando, aprendiendo y entendiendo un mundo desde una perspectiva mas verde.

Cuando quedé embarazada, conocí a una especial mujer que tuvo sus dos hermosos bebés, en casa con la asistencia de una partera, en menos de 6 horas de trabajo de parto. Me gustó tanto la idea de iniciar yo también mi viaje hacia el parto con la asistencia de una partera que así lo hice, entre ejercicios, educación, productos homeopáticos y más, me dirigía según yo, a un parto de 4 ó 6 horas ( ¡terminó en un parto de más de 46 horas de agonía!) la vida te da sorpresas, sorpresas de da la vida… Lo bueno, al menos, es que sí terminó en un parto vaginal como lo planeé y deseaba. Mi etapa de embarazo me hizo anticipadamente leer y aprender sobre recursos más naturales durante todo ese tiempo. Posteriormente nació mi bebé y como muchas madres (seguramente tú, si eres madre) preocupada de inicio por el cuidado de mi bebé, rápida e instintivamente aprendí a cuidarlo bien (según yo). El neonatólogo, la pediatra, la enfermera, la partera, el ginecólogo o quien haya sido que estuvo a tu lado en los cuidados médicos, te dice cómo debes amamantarlo, cómo evitar los molestos cólicos, cómo cuidar su ombliguito y hasta cómo bañarlo; de igual manera cuando llegas a casa no faltan los consejos de la madre, la tía, la amiga que ya es madre, la vecina que junto con los cariñosos regalos que has recibido en el baby shower ya te están esperando. Fué así. entre emociones y ocupaciones los días iban pasando; hasta que llegó el primer baño, primer cambio de pañal, primeras siestas y algo me dijo que ese shampoo de bebé de esa marca conocida que me recomendaron o había visto en anuncios y medios publicitarios por años, adonde veía a un bebé sonriendo en la ducha a punto de dormirse en lo que parece un spa, tenía una fragancia muy fuerte y me preguntaba por qué, si para un bebé eso era necesario, luego no estaba segura de los talcos, si en verdad eran útiles o no, después los pañales que eran de una famosa marca, etc. Poco a poco descubrí que esas compañías están muy lejos de ser verdes; investigando más sobre materiales, que la toalla, los juegos de sábana de cuna, los juguetes, lámparas, algunos muebles, artículos del bebé son hechos en China -no exageraré diciendo que todo lo hecho en China es malo, pero ¿te has preguntado por qué la mayoría de nuestros artículos de casa y uso personal incluyendo los de bebé y aún de famosas marcas son hechos en China, en la India o Bangladesh? bueno, muy buena pregunta, sobre lo cual escribiré en otra oportunidad-          Después de meses de investigación ¡Fué alarmante lo que descubrí! Entre maltrato animal, maltrato a trabajadores y niños, hasta uso de materiales altamente dañinos para las personas y más aún para los bebés; así que yo opté, por sólo amamantar a mi bebé, por bañarlo sólo con agua las primeras semanas, el talco lo descarté, al igual que lociones para el día , para la noche , cremas y excesos de artículos que no necesitamos (mi lado minimalista), hice cosas realmente muy básicas, no grandes cambios significativos creería yo, sólo lo que mi lado verde me indicó, al tener la información y en lo demás seguí la misma línea de toda mamá.

Otro día buscando en el departamento de bebés de un famoso supermercado, encontré un artículo que decía: Free BPA (libre de Bisphenol) ese fue el nombre que disparó mi diligente búsqueda que me ha llevado a conocer un mundo tóxico, ¿tóxico? Si, ¡tóxico! egoísta, ambicioso, peligroso, dañino y muy oculto por la industria cuyo interés es vender sin importar nuestra salud, la salud de nuestras familias, la destrubpacción del medio ambiente, la tala indiscriminada de árboles, la contaminación de ríos, el trabajo forzoso de niños, maltrato y crimen a los animales, condiciones de peligro en todo sentido de trabajadores. Un mundo que ahora conozco  y que quiero compartir contigo. Entre información, consejos, recomendaciones y caminaremos juntas hasta hacer de nuestras vidas y hogares, espacios saludables y amigables con el medio ambiente, colaborando al no maltrato animal y no explotación de trabajadores y niños. En próximos blogs, iré compartiendo con más detalle todos mis hallazgos, pero no te dejaré ahí, además te recomendaré soluciones caseras, productos sustitutos, etc.

Gracias Bisphenol, eres tan tóxico pero de ti aprendí y fue sólo el punto de partida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s