Cosmética Tóxica: Un Peligro Para La Salud

El Grupo EWG (Environmental Working Group) advierte que la mayoría de los cosméticos y productos de cuidado personal que se venden en los EEUU no son controlados por los organismos gubernamentales para que cumplan con todas las normativas de sanidad. Todos los años, el EGW actualiza una base de datos en la que se analizan 7,500 marcas de jabones, champús, esmaltes para uñas, tintes de cabello y maquillajes. El resultado es que la mayoría de las marcas contienen ingredientes en sus etiquetas que pueden dañar el organismo y que no han sido controlados por la FDA  (Food and Drug  Administration/ Agencia de Drogas y Alimentos) Según una encuesta realizada por el EGW junto con otras 5 organizaciones sanitarias y medioambientales, los adultos usamos una media de 9 productos de cuidado personal al día; lo que se traduce en la exposición a unos 126 químicos distintos, la mayoría de los cuales no han sido probados en profundidad o se desconocen sus efectos.

01ec9b17b7772de824eb26afad97861da4c5957f_hq

“Carente de imaginación y preocupación por los seres humanos, animales y el medio ambiente, (químicos cosméticos) usan y torturan animales en laboratorios para probar sus productos químicos, según ellos para probar si sus productos son seguros en humanos -una forma inexacta e inhumana de la prueba- en colaboración con la agencia que ha supuesto para protegerse de químicos tóxicos: FDA (Food and Drug  Administration/ Agencia de Drogas y Alimentos) que es la agencia del gobierno de los Estados Unidos para la regulación de alimentos -tanto para personas como para animales-, medicamentos (humanos y veterinarios), cosméticos, aparatos médicos (humanos y animales), productos biológicos y derivados sanguíneos” Aubrey Hampton de Aubrey Organics.

Cuando se trata de ingredientes cosméticos, la FDA es incapaz de garantizar seguridad y pruebas adecuadas. La FDA en los Estados Unidos debe ser responsable de garantizar la seguridad de productos químicos en productos de cuidado personal, pero está desastrosamente por debajo de esta responsabilidad. La industria cosmética posee un enorme poder económico. Mientras que otras industrias se resienten con las crisis, la cosmética industrial sigue manteniendo un ritmo de crecimiento imparable. Esto dota a la industria cosmética de un extraordinario poder para influir en los organismos y autoridades reguladoras y esto no solo en los Estados Unidos; por el poder que las grandes firmas cosméticas ejercen sobre los organismos reguladores muchos de los productos que usamos a diario para belleza y aseo personal son altamente peligrosos. Cuando investigamos a fondo sobre cómo funcionan las leyes acerca de químicos tóxicos, nos parece increíble tanta permisividad y desinterés.

 Las autoridades competentes hablan de dosis seguras, pero ¿quién mide cuántos productos con miles de sustancias químicas (algunas no probados como seguras) que interactúan entre ellas y usamos cada día y todos los días del año? Hablan de estudios y de baja toxicidad cuando muchos de estos estudios son hechos y financiados por la misma industria cosmética, que conveniente ¿no?

Y aunque curiosamente, no hay ningún estudio que nos garantice que la suma de todas esas dosis “seguras” de productos tóxicos a las que nos exponemos cada día, no causan ningún trastorno en el organismo humano, en cambio, sí son muchos los estudios y las voces de organizaciones y profesionales en salud que denuncian el impacto en nuestra salud de esas sustancias o ingredientes tóxicos, peligros con los que nos invade la industria cosmética; aunque muchas personas lo desconocen, se trata de una situación más grave de lo que podemos imaginar.

taller+cosmetica+madridfree

Según la Agencia para la Protección de la Salud del Reino Unido, cada mes aparecen más de 600 nuevas sustancias químicas que se añaden a la lista de las más de 80.000 ya existentes, sin embargo, sólo se ha constatado los efectos que provocan menos del 10% de estos compuestos, es decir, hay ‘controladas’, por así decirlo, alrededor de 8.000 sustancias, ¡Este dato asusta!

 “Cosmética tóxica significa un cuerpo tóxico, su cuerpo no puede eliminar toxinas si aplica las toxinas a diario. Absorción de toxinas de cosméticos y productos de cuidado personal hace la exposición crónica. Es posible que algunos productos químicos en dosis muy bajas y durante un largo periodo de tiempo, que se conoce como la exposición crónica, pueden causar más enfermedades dañinas o efectos” – Lei Yin, Investigadora de la Universidad de Georgia de Estados Unidos sobre productos químicos en cosméticos

Vamos a ver solo algunos ingredientes químicos tóxicos en la cosmética (son muuuchos)

 El talco, es una sustancia químicamente muy similar al asbesto o amianto, elemento conocido por provocar cáncer (especialmente de pulmón). El talco forma parte de numerosos productos cosméticos, entre ellos los maquillajes y los polvos para los bebés. Pero también se emplea para lubricar los condones. En este sentido, por ejemplo, ya en 1997 se publicó en la Revista Americana de Epidemiología que a largo plazo usar talco en la zona genital hace que el riesgo de padecer cáncer de ovarios aumente hasta un 60%. Además se sabe que tapa los poros de la piel y que impide sus funciones normales.

Dióxido de titanio, se utiliza en una variedad de productos de cuidado personal, incluyendo cremas, polvos prensados y sueltos. Es un muy efectivo filtro UV y de bajo riesgo en cremas. Sin embargo, cuando el Dióxido Titanio es inhalable, como lo es en polvos sueltos, es considerado un posible carcinógeno por la Agencia Internacional de investigación sobre el cáncer. Dióxido de Titanio Nanoized no parece conferir cualquier peligro de salud único, por lo que también es una preocupación cuando se inhala, pero no cuando se aplica en lociones o protectores solares, concluye The Campaign The Safe Cosmetics USA en su página web.

Metales pesados como plomo, arsénico, mercurio, son contaminantes que se encuentran en una amplia variedad de productos de cuidado personal como lápiz labial, pasta de dientes blanqueadora, delineador de ojos y uñas de color. Población más vulnerable son mujeres embarazadas, bebes, niños y adolescentes.

PABA y derivados del PABA, se utilizan comúnmente en cremas como filtros de ultravioleta B (UVB). Uso de PABA ha disminuido sobre los años.

Aceites Minerales, en muchos cosméticos el ingrediente principal es aceite mineral en lugar de aceite vegetal. A la industria cosmética el aceite mineral le sale muy barato. Es base de muchas cremas hidratantes y aceites para bebes usados desde décadas y también de la vaselina. Se obtiene del petróleo. En las etiquetas estas sustancias pueden aparecer en su denominación latina o castellanizada. Las más habituales son aceite mineral (mineral oil), Paraffinum, Paraffinum liquidum, y Petrolatum

Fatalitos, prohibidos en cosméticos en la Unión Europea, los fatalitos son ampliamente utilizados en los cosméticos de color, lociones de perfumado, zampo, esmalte de uñas y otros productos vendidos en varios países. “Fundación Vivo Sano, Hogar Sin tóxicos de Madrid, España; “Los fatalitos son uno de los grupos de sustancias químicas más ampliamente usados en la sociedad actual. Pueden estar en grandes cantidades (10- 60% en peso1), por ejemplo, en un plástico tan usado como el PVC (desde el cual se liberan fácilmente) o en productos de aseo y belleza, perfumes, ambientadores… y otros artículos presentes en nuestra vida cotidiana. Algunos ftalatos han sido asociados por infinidad de estudios científicos a efectos sanitarios negativos, por ejemplo por su toxicidad para la reproducción y el desarrollo, preocupando singularmente la exposición de mujeres embarazadas, bebes, niños, adolescentes. Aunque representan un peligro para toda la población en general, advierte y denuncia entre los posibles efectos asociados a la exposición a ftalatos se cuentan deterioro de la calidad del semen, alteración de los niveles de hormonas sexuales, infertilidad, efectos tiroideos, en bebes bajo peso al nacer, partos prematuros, alergias, obesidad, crecimiento de células y otros. Son inhalados, ingeridos y absorbidos por la piel”  Este es un problema de salud ambiental más serio de lo que creemos. Si quieres conocer más acerca de los ftalatos y como se encuentran en casi todos los hogares, aquí te dejo este enlace, que es una seria y bien documentada propuesta política en España: http://www.hogarsintoxicos.org/sites/hogarsintoxicos.org/files/archivos/ftalatos.pdf  Se encontrarán en las etiquetas con sus siglas: DEHP,DBP, BBP4,  DINP, DIDP y DNOP, Diethyl Phathalate, Dimethyls Phathalate

Triclosan, que se ha relacionado con interrupción de la hormona y la resistencia a los antibióticos, se puede encontrar en jabones, detergentes, dentífricos, desodorantes y mucho más. En Estados Unidos apenas hace unos meses fue prohibido por la FDA (Food and Drug  Administration/ Agencia de Drogas y Alimentos)

Compuestos Butilados, preocupaciones sobre interrupciones de toxicidad y de la endocrina órgano-sistema condujeron a la Unión Europea para prohibir el preservativo Hidroxianisol Butilado (BHA) cosméticos.

PEG, Polietilenglicol (PEG), este ingrediente es una mezcla de compuestos químicos que se utiliza como emulsionante.

Según diferentes organismos y revistas de divulgación científica, el problema con estos compuestos químicos no es tanto su efecto nocivo directo (que todavía no ha sido probado pero está bajo sospecha), como el poder de penetración que tienen en la piel. Es decir, su grado de peligrosidad depende sobre todo del resto de ingredientes que compongan el producto, ya que al tener un gran poder de penetración, junto con los PEG, también entran otras sustancias tóxicas. Uno de los PEG más empleados es el Sodium Laureth Sulfate (SLS) que según el Colegio Americano de Toxicología se acumula en el corazón, el hígado, los riñones y el cerebro.

Tolueno, presente en esmalte de uñas y tintes de pelo, tolueno es restringido para el uso en la Unión Europea, pero no en los Estados Unidos.

Fragancia, pueden incluir sustancias químicas tóxicas conocidas como  ftalatos ( Nuevamente aquí el famoso ftalatos) que se han relacionado con Disruptores hormonales que causan defectos de nacimiento en los varones, según el medio ambiente de trabajo grupo (EWG), una organización de investigación sin fines de lucro, no partidista en Washington, D.C. Asimismo un estudio realizado por la Universidad de Rochester (Estados Unidos) que señala que la exposición a estas sustancias está también ligada a un elevado riesgo de anomalías genitales en bebés varones. Como conclusión añadiremos que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS), así como numerosas organizaciones internacionales, han determinado que los Ftalatos son ingredientes tóxicos cancerígenos en los seres humanos. Algunos productos que pueden contener estos químicos solo como ejemplo son: limpiador facial, después de afeitar, astringentes, color del pelo, productos de limpieza y tratamiento del acné. Otro problema grave con el nombre “fragancia o perfume”, es que la industria cosmética no está obligada a revelar sus ingredientes de fragancia o perfume. En un estudio al azar de diferentes marcas para una campaña denominada: “Not So Sexy” encontraron en diferentes fragancias diversas sustancias tóxicas, sustancias químicas que en estudios pasados han sido vinculadas a enfermedades como el asma o hasta el cáncer. Por lo que es mejor omitir productos que digan fragancia o perfume sino conoces los ingredientes ocultos de esta fórmula.

Cosmeticos tóxicos

Parabenos, son compuestos químicos con propiedades bactericidas y fungicidas; la alarma sonó cuando un estudio realizado en Inglaterra en 2004 con mujeres afectadas de cáncer de mama, reveló la presencia de restos de parabenos en el 90% de las biopsias, resultantes de cremas, desodorantes y lociones aplicadas en la piel. Este estudio desató algunas controversias, ya que es difícil señalar como causante directo de un cáncer a un solo ingrediente tóxico, sin embargo, el Doctor Phillip Harvey, editor del Journal of Applied Toxicology, aseguraba que estos compuestos están relacionados con el aumento de la incidencia del cáncer de mama y, desde luego, sus efectos en la salud por su aplicación continuada y a largo plazo se desconocen.

Parabenos (hormona-disruptor) está en la gran mayoría de productos de cuidado personal, a pesar de haber sido en varios estudios relacionada al cáncer de mama, pero como siempre para quienes los resultados no les son convenientes les basta solo terminar concluyendo que se requieren más estudios. La pregunta es ¿cuándo habrá resultados de más estudios? Ó será como el Formaldehído (otra sustancia tóxica) que se viene estudiando desde los años 80 y 1987. La Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA) de EE. UU. catalogó al formaldehído como probable carcinógeno en seres humanos en situaciones de exposición alta o prolongada. Luego la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer, IARC) lo ha clasificado al formaldehído como carcinógeno en los seres humanos y hasta el año 2011, el Programa Nacional de Toxicología (National Toxicology Program), integrado por diferentes dependencias del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., designó al formaldehído como carcinógeno humano. Mira cuantos años pasaron para declarar una “alerta a la población”; “alerta”, porque ¿qué porcentaje del consumidor conoce esto? Y esto no se detiene acá porque el Formaldehído se sigue utilizando, solo que ahora están evaluando las cantidades de exposición seguras.

 Ahora ¿quién evalúa en una persona todos los años de exposición  a todos los productos que contienen esta sustancia tóxica añadiendo la combinación con otras muchas sustancias también dañinas y la resistencia de una persona u otra para intoxicarse con menos o más cantidades? A continuación el Formaldehído. En etiquetas pueden aparecer como: Methylparaben, Ethylparaben, Butylparaben, Propylparaben

Formaldehído (liberadores), utilizado como conservante, entre otras cosas. El Formaldehido es un compuesto orgánico volátil presente en centenares de productos de limpieza del hogar, muebles, barnices y en la cosmética industrial. Como ejemplo de utilización de esta sustancia peligrosa en la cosmética industrial están  geles, champús, dentífricos, maquillaje, esmaltes de uñas o desodorantes. Su uso ahora está prohibido (en ciertas industrias cosméticas) pero como es un conservante muy barato y efectivo la industria se las ha ingeniado para crear sustancias que directamente no se pueden considerar formaldehídos pero que lo liberan (lo cual no es de extrañar, cuando un químico es prohibido los  asiáticos por ejemplo son expertos en crear otro que sustituye al anterior que puede ser aún más dañino pero como este nuevo no está estudiado aún no hay restricciones y sigue la cadena de toxicidad barata) ejemplo, el  Quaternium 15, entre muchas otras. El Quaternium 15 es una sal de amonio cuaternario que produce reacciones alérgicas y dermatitis. Es una de las sustancias que Johnson & Johnson prometió tiempo atrás retirar de sus productos infantiles por liberar Formaldehido. Preguntémonos en este caso de Johnson & Johnson ¿cuántos bebes estuvieron expuestos a esta sustancia antes del retiro del mercado? y esto solo es un ejemplo de lo que sucede en estas industrias. Estamos confiando nuestra salud y la de nuestros hijos a compañías, leyes del gobierno y entidades asignadas para la vigilancia de químicos que suelen ser irresponsables, pasivas y buscar su conveniencia.

Benzofenona, éstos productos químicos están relacionados con cáncer, trastornos endocrinos y toxicidad del sistema del órgano. Comúnmente en lápiz de labio bálsamo, esmalte de uñas, bases, cremas de bebé, fragancia, champú, acondicionador, spray de cabello, cremas hidratantes y bases de maquillaje, protector solar.

Aluminio, existen varios estudios entre estos el de la Organización Mundial de la Salud, que encontró relación entre el aluminio y el Alzheimer. Destacando el hecho de que en las autopsias realizadas a pacientes que en padecían esa enfermedad se encontraran en sus cerebros grandes concentraciones de aluminio. Además gracias a esas investigaciones se sabe que el aluminio puede unirse al ADN y modificar su estructura así como alterar la actividad de los genes; y su absorción se produce tanto por vía oral como a través de la piel. De ahí que los cosméticos que lo contienen sean una fuente de contaminación que se debe tener muy en cuenta. Muy común en desodorantes. En etiquetas puede aparecer como: Aluminium Chloride, Aluminum Chlorohydrex, Aluminium Chorhydrate, Aluminum Chlorohydrex PG, Aluminum Fluoride.

ingredientes-que-debemos-desechar

Estos solo son una milésima de las cantidades de sustancias dañinas en los productos de cosmética que se comercializan y que nos hemos encontrado usando por años. Es necesario reflexionar sin olvidar que los productos de cosmética (cabello, uñas, piel e higiene oral entre otros) no son solo los que usamos las mujeres sino también hombres, asimismo nuestros bebes y niños que son mayormente más susceptibles a químicos. Existen listas de sustancias que debes evitar pero yo preferí no incluirlas; no me imagino  ir de compras con esas grandes listas de ingredientes y tratando de leer etiquetas con letras tan diminutas (seguramente a propósito) son demasiadas sustancias químicas, existen combinaciones, nombres engañosos que suenan bien y saludables, nombres que ni sabemos pronunciar, complicados para quienes no estamos familiarizados con la química. Por lo que mi sugerencia es identificar una o dos marcas confiables, buscando por ejemplo cosmética ecológica u orgánica certificada que además sea libre de crueldad animal (Animal Cruelty Free) cosmética vegana certificada (leer siempre ingredientes) o artesanal cuyos ingredientes sean pocos y transparentes.

Finalmente creo que por mucho tiempo hemos hecho amistad con ciertas marcas de cosméticas en las cuales hemos confiado que cada ingrediente ha sido evaluado con responsabilidad, pero no es así y ya es tiempo de alejarnos. El marketing es muy poderoso y nos dice lo que queremos oír no lo que necesitamos saber. Evalúa y ve por marcas seguras, apoya las compañías con desarrollo sostenible, responsables con el medio ambiente con la fauna y flora y comprometidas con tu salud.  La siguiente es una base de datos muy útil; aunque  la base de datos de cosméticos del  EWG (Environmental Working Group) está en inglés, solo necesitas en su buscador colocar el nombre y marca del producto del cual te interesa conocer su seguridad de uso. Esta organización sin fines de lucro con sede en Washington presenta una base muy completa de productos y marcas seriamente investigadas para que puedas ir por lo seguro (te permite también conocer si la marca o producto es Cruelty Free o Vegan) De igual forma si vives fuera de Estados Unidos en América Central o Sur América por ejemplo, no es problema porque encontramos casi las mismas industrias cosméticas en diferentes continentes. Aquí el enlace: http://www.ewg.org/

Espero que esta información te sea de ayuda, si quieres dejar tu comentario será muy bueno saber de ti o si necesitas ayuda para investigar sobre un producto  o recomendarte acerca de uno, estoy aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s